lunes, 11 de mayo de 2009

calendario hebreo

CALENDARIO HEBREO 

La cultura cristiana, heredera directa de la cultura hebrea, mantiene en común con ella una fiesta, la Pascua, y su peculiar situación variable en el calendario.

Siendo el nuestro un calendario solar, y el hebreo lunar, cada año nos cae la Pascua, y la Semana Santa que la precede, en fechas distintas. Es por tanto la influencia del calendario hebreo en el nuestro, lo que determina esta peculiaridad no sólo litúrgica, sino también civil. Hay que estar pendiente, pues, del plenilunio de marzo, para cuyo cálculo a largo plazo se han construido diversas tablas o epactas.

El calendario hebreo es eminentemente religioso (todos lo son, pero de éste tenemos más clara constancia). Tiene instituida la semana, cuyos días se nombran por ordinales y empezando por el domingo, para ajustarse a los días de la creación del mundo.

Los seis primeros días son laborables, y el séptimo, que sí tiene nombre, el Shabbath (reposo), es el día de descanso, como en el relato bíblico.

Obsérvese la coincidencia con la manera española de contar los días de la semana empezando por el primer día laborable (en nuestro caso el lunes) y acabando en el día de descanso; a diferencia de otras lenguas de nuestra cultura, que empiezan la semana por el domingo (día del Sol).

Tal como la propia denominación indica, toda la semana está al servicio del sábado, del día de descanso, la gran institución judía, con raíces bíblicas, en torno a la que se fundó una nueva civilización que dio el mayor paso de toda la historia para la abolición de la esclavitud: empezando por el inmenso lujo del descanso sabático también para los esclavos (“no olvides que fuiste esclavo en Egipto”), y continuando por las leyes que limitaban el tiempo y las condiciones de esclavitud.

Al ser lunar el calendario hebreo, porque además es la luna la que marca el tiempo, los meses del año oscilan entre 12 y 13. Con una frecuencia muy complicada de determinar (en el ciclo de Metón, de 19 años, son embolísmicos (de un mes más) los años 6º, 8º, 9º,11º, 14º, 17º y 19º).

Esto ya en la reforma del rabí Samuel (383 a de J.C.), que vino a poner orden en un calendario absolutamente variable, en el que las fiestas caían fuera de la estación que les daba sentido.

Con esta reforma quedaron los años regulares en 353, 354 y 355 días; y los embolísmicos (que llamamos bisiestos para entendernos), eran de 383, 384 y 385 días.

Para ajustar las cuentas hay dos meses, el kislew (del 6 de octubre al 4 de noviembre) y el marjeshván (del 6 de octubre al 4 de noviembre) que oscilan en un día.

Los meses son de 29 días los pares, y de 30 los impares. Al principio no tenían nombre, sino tan sólo numeración (recordemos que en el calendario romano antiguo, sólo cuatro meses tenían nombre; el resto, hasta los diez, eran ordinales); pero con la deportación de Babilonia se trajeron algunos nombres de meses.

El inicio de las épocas fue también oscilando,hasta que el rabí Samuel marcó como inicio del calendario judío el año de la creación del mundo, que siguiendo la cronología bíblica sería el 7 de octubre del año 3761 a. de J.C. Sumando este número al del año cristiano, sabemos en qué año del calendario judío estamos (a día de hoy, en el 5.762).

Y en cuanto a la fecha de inicio del año nuevo, es de una gran complejidad. Se debe celebrar en el Moled que sigue inmediatamente al equinoccio de otoño. Pero al tener que caer en determinado día de la semana, y al contar desde la salida de la luna, y no desde el inicio del día (a las 6 de la tarde) los desplazamientos resultantes son considerables.

El calendario hebreo está jalonado por las grandes fiestas:

en el mes de Nissán se celebra la Pascua, con el sacrificio del cordero y la ofrenda de las primicias de la cebada;

en el mes de Iyar, la segunda Pascua;

en el de Siván, la ofrenda de las primicias del trigo (Pentecostés);

en el de Tammuz el gran ayuno en conmemoración de la toma de Jerusalén por Tito;

en el de Abh, el ayuno por la destrucción del templo;

en el de Tishri, el año nuevo la expiación y la fiesta de los tabernáculos;

en el de Kislew, la fiesta de la dedicación del templo.

Mariano Arnal

Calendario Judio

Basado en la Biblia y en algoritmos matemáticos y cálculos astronómicos que permiten predecir las fechas exactas de la luna nueva y de las estaciones.

Comienza con la Génesis del mundo, que según la tradición judia fue el domingo 7 de Octubre del año 3761 a. de C.

Es un calendario religiosas y lunisolar.

Año Gregoriano de 2008 corresponde al año 5769

Año Hebreo = Año Gregoriano + 3761

El año hebraico incluye un ciclo de 4 estaciones

El año comienza con el mes de Tishrei con la festividad de Rosh hashaná y termina en el mes de Edul.

Los meses son de 29 y 30 dias intercalados.

Incorpora la semana como distribución de tareas.

Los dias de la semana se basa en los 6 dias de la Creación.

La semana hebrea comienza el domingo y termina el sábado ( Shabbat - descanso ).

El calendario hebreo vuelve a repetir su ciclo cada 247 años.

El dia comienza con la salida de 3 estrellas y termina con la caida del sol.

Las Festividades comienzan con la caida del Sol.

La Navidad comienza con la cena de Nochebuena.