jueves, 17 de mayo de 2012

apellidos judios ¿que origen tienen?


Apellidos judíos, ¿qué origen tienen?

¿Por qué me llamo Moisés? 
¿Por qué llevo el nombre de mi bisabuelo que falleció antes de que nazca?Los judíos ashkenazíes dan a sus niños los nombres de los ascendientes fallecidos. Esto, tiene que ver con la creencia del reestablecimiento del alma y con el honrar la recordación de un muerto. Si pudiese seguir su árbol genealógico, alguien que se llama Moisés encontrará tatarabuelos llamados Moisés a lo largo de las generaciones.
Los judíos sefaradíes, dan a sus hijos los nombres de los abuelos que generalmente están vivos. Así, en el árbol genealógico, va a encontrar los mismos nombres cada generación y media. Si alguien lee la historia de España, no sabrá a veces distinguir quién murió y quién continúa vivo. ¿Será el abuelo o el nieto? Otras veces, encontramos al hijo con el mismo nombre que el padre, esta es una costumbre cristiana que se encuentra entre los judíos sefaradíes después de que dejaron España, debido a la inquisición.

A diferencia de los aristócratas y de las personas ricas, los judíos no tenían apellidos en la Europa Oriental antes de los años napoleónicos, a principios del siglo XIX. La mayor parte de los judíos en los países conquistados por Napoleón, como Rusia, Polonia y Alemania, decidieron adoptar apellidos para la cobranza de impuestos. Entretanto, después de la derrota de Napoleón, muchos judíos dejaron estos nombres y volvieron a la denominación “hijo de”, surgiendo así apellidos como: Mendelsohn, Jacobson, Levinson, etc.Durante la llamada emancipación, los judíos más de una vez reciben la orden de adoptar apellidos. En Austria y en Galicia, el emperador José obligó a los judíos a adoptar apellidos en 1788. Las “Listas de los Apellidos” del imperio Austro-húngaro, en general, usaban palabras en alemán, muy parecidas al idish. En Polonia ordenaron utilizar apellidos en 1821 y en Rusia en 1844. Es probable que algunas familias de las familias judías hayan recibido apellidos en los últimos 175 años o menos. En Francia y en los países anglosaxos, los apellidos retornaron en el siglo XVI.
También los judíos sefaradíes recuperaron sus apellidos después de varios siglos. España, antes de Fernando e Isabel, representó una época de oro para los judíos. A pesar de esto, los mismos fueron expulsados por Isabel, en el mismo año en que Colón partió a América. Es dicho, que los primeros judíos americanos, también eran sefaradim.
Significado de los apellidos
Apellidos ashkenazíes:
Muchos de los apellidos judíos utilizan combinaciones de colores, de elementos de la naturaleza, de oficios, ciudades y características físicas. Un pequeño ejercicio es preguntar: ¿cuántos apellidos judíos podemos reconocer con las raíces de las siguientes palabras?
  • Colores: Roit, Roth (rojo); Grun, Grin (verde); Wais, Weis, Weiss (blanco); Schwartz, Swarty (negro oscuro); Gelb, Gel (amarillo)
  • Panoramas: Berg (montaña); Tal, Thal (valle); Wasser (agua); Feld (campo); Stein (piedra); Stern (estrella); Hamburguer (habitante de un pueblo);
  • Metales, piedras preciosa y mercaderías: Gold (oro); Silver (plata); Kupfer (cobre); Eisen (fierro); Diamant (diamante); Rubin (rubí); Perl (perla); Glass (vidrio); Wein (vino)
  • Vegetación: Baum, Boim (árbol); Blat (hoja); Blum (flor); Rose (rosa); Holz (madera)
  • Características físicas: Shein, Shen (bonito); Hoch (alto); Lang (comprimido); Gross, Grois (grande), Klein (pequeño(, Kurtz (corto); Adam (hombre)
  • Oficios: Beker (panadero); Schneider (sastre); Schreiber (escribano); Singer (cantante); Holzkocker (leñador); Geltschimidt (orfebre); Kreigsman, Krigsman, Krieger, Kriger (soldado); Eisener (herrero); Fischer (pescador); Gleizer (vidriero).
Utilizando estas palabras y combinándolas con sílabas tales como “son”, hijo;  “man”, hombre; “er”, que designa lugar, agregándose, preferentemente, antes o después del nombre de una ciudad, logramos formar muchos apellidos actuales. En muchos países se adaptaron las terminaciones de los sobrenombres al idioma del país, como el sufijo “ski”, “sky” o “ska” (para nombres de mujer), “as”, “iak”, “shvili”, “wicz” o “vich”. En Polonia, la mujer tenía un apellido diferente al masculino, terminaba en “ska”, en lugar de “ski”, indicando así el género.
De esta forma, con la misma raíz, tenemos por ejemplo: Gold, que deriva en Goldman, Goldrossen, Goldaniski, Goldanska, Goldas, Goldiak, Goldwicz, etc. La terminación indica que idioma se hablaba en el país que dio origen al apellido.
  • Nombre de ciudades o país de residencia: Berlín; Berliner; Frankfurter; Danzinger; Oppenheimer; Deutsch o Deutscher (alemán), Pollack (polaco); Breslau; Mannheim; Cracóvia; Warshaw (Varsovia);
  • Nombres complejos: Gluck (suerte); Rosen (rosas); Berg (montaña); Rosenblat (papel o hojas de rosas); Rosenberg (montala de rosas); Rothman (hombre negro); Koeing (rey); Koenigsberg (la montaña del rey); Spielman (hombre que juega o toca); Lieber (amante); Wasserman (habitante de agua); Kershenblatt (papel de iglesia); Kramer (que intenta hacerse pasar como no judío);
  • Nombres designados (normalmente indeseables): Plotz  (morir); Klutz (desordenado); Billig (barato)
Apellidos sefaradíes
Entre los apellidos judíos españoles, es fácil reconocer oficios designados en árabe o en hebreo, como: Amzalag (joyero); Saban (jabonero); Nagar (carpintero); Haddad (herrero); Hakim (médico).
  • Profesiones relacionadas con la sinagoga: Hazan (cantante); Melamen (maestro); Dayan (juez); Cohen (sacerdote); Levy , Levi (ayudante del templo);
  • Tìtulos de honor: Navon (sabio); Moreno (nuestro maestro) y Gabai (oficial).
Muchos apellidos españoles adquirieron pronunciación ashkenazí en Polonia, como por ejemplo, Castelanski, Luski (que viene de la ciudad Huesca, en España) o tomaron como apellido Spanier (español), Fremder (extraño) o Auslander (extranjero).
En Italia, la inquisición se instaló más tarde que en España, lo que llevó a los judíos italianos a que emigraran a Polonia. Aparecieron, entonces, apellidos tales como Italiener y Welsch o Bloch, dado que Italia también era llamada Wloche en alemán.
Apellidos de origen bíblico
Una buena cantidad de apellidos judíos deriva de nombres bíblicos o de ciudades europeas de Anatolia. Esto ocurre dado que los judíos llevan consigo las huellas de los lugares de donde provienen.
Tomemos como ejemplo de “raíz del apellido” o nombre Abraham. Hijo de Abraham es diferene en cada idioma: Abramson, Abraams, Abramchik, en alemán o holandés; Abramov o Abramoff, en ruso; Abramovici; Abramescu, en romeno; Abramski, Abramovski, en las lenguas eslavas; Abramino, en español; Abramelo, en italiano; Abramian, en armenio; Abrami, Ben Abraham, en hebreo; Bar Abram, en arameo; Abramzadek o Abrampur, en persa; Abramshvillo, en georgiano; Barhum o Barhuni, en árabe. Las mismas variaciones pueden ser encontradas en apellidos derivados de Itzjak o Yaacov.
Los judíos de los países árabes también usaban el prefijo “ibn”. Los cristianos también pasaron a usar apellidos con agregados que significan “hijo de ”. Los españoles usaban un sufijo “ez”, los suecos el sufijo “sen” y los escoceses “Mac”, aunque al comienzo del apellido. Pero, los sobrenombres judíos no tomaron terminación sueca, ni el prefijo escocés.
Hay también apellidos judíos que surgen de un nombre femenino, pero esto es menos común. Cuando esto acontecía era porque una de las mujeres eran viudas o porque habían sido figuras dominantes en la familia. Goldin viene de Golda; Hanin de Jana; Perl o Perles de Rivka. Un hecho curioso representa el apellido Ginich: la hija del Gaón de Vilna se llamaba Gine, y se caso con un rabino que vino de España. Sus hijos y nietos eran conocidos como descendientes de Gine y tomaron el apellido Ginich.
También los apellidos derivados de iniciales hebreas, como Katz o Kac, que en polaco se pronuncia Katz. Son dos letras hebreas K y Z, son las iniciales de las palabras Cohén Tzedek, que significa “sacerdore justo”.
Apellidos adquiridos en viajes
Los apellidos que derivan de ciudades, el origen es claro, Romano, Toledano, Minski, Kracoviac, Warshawiak (de Varsovia).
Otras veces el apellido muestra el camino que los judíos tomaron en la diáspora. Por ejemplo, encontramos en Polonia apellidos como Pedro, que es un nómbre ibérico. ¿Qué indica? Fueron judíos que escaparon de la inquisición española en el siglo XV. En su origen, probablemente eran sefaradíes, pero se mezclaron y se adaptaron al medio ashkenazí.
Muchas abuelas polacas se llaman Sprintze. ¿De dónde viene ese nombre? ¿o qué significa? Recuerden que en hebreo no se escriben las vocales, así se escribe en hebreo el nombre Sprinz que en polaco quiere decir Sprintze. ¿Pero como leeríamos ese nombre si colocásemos las vocales? En español sería Esperanza y en portugués Esperança, que escrito en hebreo y leído en polaco resulta Sprintze.
Cambio de apellidos
Existen muchos cambios de apellidos. Durante las conversiones forzadas en España y en Portugal, muchos judíos que se convertían, adoptaban nuevos apellidos, que las parroquias escogían para los “crisitianos nuevos”, como Salvador o Santa Cruz. Otros recibían los sobrenombres de sus padrinos cristianos.
Más tarde, cuando huyeron a Holanda, América o al Imperio Turco, retornaron a la religión judía, sin cambiar su nuevo apellido. Así aparecen apellidos como Diaz o Dias, Errera o Herrera, Rocas o Rocha, Marias o Maria, Fernandez o Fernandes, Silva, Gallero o Galheiro, Mendes, Lopez o Lopes, Fonseca, Ramalho, Pereira y toda una serie de denominaciones de árboles fruteros (Macieira, Laranjeira, Amoreira, Oliveira y Pinheiro). O animales como Carnero, Cabrito, Lobo, León, Gato, Conejo, Pollo y Paloma.
Otros cambios de nombre fueron causados por las guerras. Las personas perdieron o quisieron perder sus documentos y “conseguían” un pasaporte con un apellido que no denunciaba su origen. De esta forman, podían cruzar a salvo la frontera y escapar del servicio militar.
A fines del siglo XIX, el Zar de Rusia exigía 25 años de servicio militar obligatorio, especialmente de judíos. ¿Cuántos inmigrantes huían de Rusia y de Ukrania con pasaportes cambiados para evitar una vida dedicada al ejército del Zar?
Otra cuestión,  son los hijos de inmigrantes. Muchos apellidos fueron desfigurados con la mudanza de país y de idioma. A veces eran los funcionarios de la oficina de inmigración, otras el propio inmigrante que no sabía español o escribía mal. Por eso, muchos integrantes de la misma familia tienen apellidos similares pero que son escritos de manera diferente.
Esos son solo algunos de los miles de apellidos judíos existentes. Y así, la historia continúa…
por Jorge Magalhães


http://casa-anusim.org/2011/12/28/apellidos-judios-que-origen-tienen/





1 comentario:

Lic. J. Ernesto Callaú Melgar dijo...

Mi nombre es Julio Ernesto Callau Melgar.....no se pero tengo un inmenso apego por israel....quisiera saber si puedo ser descendiente de judios.... seria la mejor noticia si fuera asi.
saludos