martes, 14 de octubre de 2008

profunda ira en las comunidades judias, la beatificacion del famoso papa nazi, pio XII

La beatificación de Pío XII
Profundo malestar y rechazo produjo entre historiadores revisionistas y la comunidad judía en general, la posibilidad que Eugenio María Giuseppe Giovanni Pacelli , conocido como el Papa Pío XII, y quien fuera considerado antisemita , sea pronto canonizado.


por Rubén Kaplan
Profundo malestar y rechazo produjo entre historiadores revisionistas y la comunidad judía en general, la posibilidad que Eugenio María Giuseppe Giovanni Pacelli , conocido como el Papa Pío XII, y quien fuera considerado antisemita , sea pronto canonizado.
El actual Pontífice de la Iglesia católica, Benedicto XVI, de redimido pasado en las Juventudes Hitlerianas, celebró el jueves 9 de octubre una misa en el Vaticano en el marco del duodécimo Sínodo de Obispos, con motivo del 50 aniversario del fallecimiento de Pío XII. En esa ocasión, Benedicto XVI defendió la memoria del extinto, y se pronunció partidario de su beatificación.
Una de las voces más airadas de protesta que se alzaron, fue la del rabino Jefe de Haifa, Shear Yashuv Cohen, quien fue invitado al aludido Sínodo y que muy contrariado por el proyecto de beatificación de Pío XII, fustigó a éste por no haberse pronunciado contra el régimen de Hitler. "Creemos que no debería ser beatificado o tomado como modelo quien no levantó la voz, aunque sí de manera secreta intentó ayudarnos"
Un día después de las declaraciones del rabino de Haifa, presuroso, el secretario de Estado de la Santa Sede, Tarsicio Bertone, en un artículo publicado en el diario vaticano L'Osservatore Romano, indicó que Pío XII ordenó a las instituciones religiosas católicas que protegieran a los judíos y refugiados durante la ocupación nazi de Italia. Bertone se basa en un estudio italo-americano de la hermana Mary Margaret Marchionne publicado estos días por la editorial del Vaticano.
Muy diferente opinaba el doctor Dagobert D. Runes, autor de "El judío y la cruz" y de más de 30 libros sobre filosofía social e historia y del Dictionary of Philosophy.
"No hay en realidad ningún acontecimiento público de la era de Hitler, en Alemania y en Austria, donde las iglesias cristianas no hayan participado alborozadamente. Durante todo ese tiempo, el Cardenal Innitzer de Viena, firmaba su correspondencia con un "Heil Hitler". Y el por entonces obispo de Roma, el Papa Pío XII, ex nuncio papal en Berlín, se negó a formular una súplica de piedad a favor de un millón de niños judíos que eran diezmados con gas en vagones herméticos y en cámaras letales.
Sin embargo, ese mismo Papa no vaciló en absoluto en alzar su vibrante y enfática protesta al presidente Roosevelt y al primer ministro Churchill porque aviones aliados bombardeaban el monasterio de Monte Casino. En los sótanos del monasterio se albergaban valiosos incunables y en los techos un puesto de avanzada nazi.
A pesar de los pedidos procedentes de todas partes, el Papa Pío XII sostuvo fríamente que quería preservar su neutralidad y que cualquier exhortación en beneficio de los judíos, aunque se tratara de niños, mancharía la inmaculada prescindencia que había observado hasta entonces.
El mismo Pontífice honró, sin embargo, a numerosos jerarcas del nazismo con prolongadas entrevistas personales y distinciones extraordinarias a destacados funcionarios laicos alemanes, el más notorio de los cuales fue von Papen, diabólico mentor de Hitler".
En la era nazi, hubo un sólo clérigo alemán, apellidado Lichtenberg que se animó a enfrentar con admirable coraje a Hitler y calificó abiertamente de crimen imperdonable contra el Espíritu Santo, al asesinato de hombres, mujeres y niños judíos. Su valentía le costó la vida en un campo de concentración.
En febrero pasado Benedicto XVI manifestó, en la recepción de los miembros de la fundación Pave the Way Foundation, formada por judíos y cristianos, que Pío XII "no ahorró esfuerzos" para ayudar a los judíos perseguidos por los regímenes nazi y fascista. El Pontífice destacó que de ese Papa, al que le tocó vivir los años de la Segunda Guerra Mundial, "se ha hablado mucho y no siempre se ha hecho justicia con su labor".
Hacia fines de 1938, Pío XI, el antecesor de Pío XII, se animó a pergeñar un documento en el que se aprestaba a denunciar el antisemitismo del régimen nazi y los racismos en general, pero esta Encíclica que llevaba el título provisional de Societatis Unio, nunca fue publicada por su enfermedad y posterior muerte.
Convenientemente cajoneado por Pío XII, su borrador fue descubierto en el año 2001, después que el Papa Juan Pablo II desclasificara los documentos secretos relativos al Pontificado de Pío XI.
A la par de algunos defensores que alegan que Pío XII intentó parar el 16 de octubre de 1943 la deportación de 1.090 romanos judíos y abrió la puerta de iglesias, conventos y monasterios para albergar a refugiados, muchos sobrevivientes e historiadores, denuncian su silencio e inacción.
La foto del candidato a ser beatificado, Pío XII, es exhibida en Yad Vashem, el Museo del Holocausto, junto a otros que no hicieron nada para impedir el mayor crimen de la historia de la humanidad.

1 comentario:

Yohanan dijo...

Shalom creo que la mejor respuesta la da la misma Palabra del Senor
1 Yohanan 2:6 " El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo"
Y desgraciadamente la Iglesia catolica jamas anduvo como Yeshua anduvo,es mas creo que la mayoria de las veces sino todas el odio al judio
y el desprecio por las escrituras fueron y son (mas solapadamente)lo que mas resalta de ella.
Y no el Amor, dejando de lado sus errores terribles de doctrina.
Ellos si nesecitan volver al Senor.
El antisemitismo que mi pueblo sintio gracias a ellos nos alejo aun mas de Yeshua.
Pero Gloria a Adonai que mis hermanos ahora vuelven al Dios verdadero que es Yeshua ha Mashiaj.
Y eso NO gracias al testimonio de muchos"cristianos" de nombre,que no andan como el anduvo.
por eso oremos por mi pueblo Israel,para que podamos ser buenos testimonios y que reflejemos al verdadero Mashiaj prometido a mi pueblo.